Santiago, RD.– «Tuve una vergüenza ajena porque más para abajo de mí estaba sentado dos familias con niñas»