Los bancos centrales de todo el mundo han aumentado sus reservas de oro, elevando el total en 2021 a un máximo de 31 años, según analistas consultados por el periódico japonés Nikkei Asia.

De acuerdo  con  datos  ofrecidos  por la Organización Internacional de Investigación de la industria del Oro, en la última década,  bancos han registrado en sus reservas del metal precioso  más de 4.500 toneladas.

Destacaron que en septiembre, las reservas sumaban unas 36.000 toneladas, la mayor cantidad desde 1990 y un 15 % más que una década anterior.

La tenencia de Oro comenzó a aumentar en torno al año 2009. Hasta entonces,  bancos centrales y otras instituciones públicas solían venderlo  aumentar la tenencia de activos denominados en dólares estadounidenses.

Dado que EE.UU. disfrutó de una economía boyante en la década de 1990 como única superpotencia, los  generados por  activos denominados en dólares resultaban atractivos  otros países, explican  expertos.

Manejo de las reservas de oro en crisis financiera de 2008

 embargo,  especialistas señalan que el valor del dólar frente al oro ha caído bruscamente en la última década.

En ese orden, la Junta de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) ha dejado claro que va a poner fin a su política de dinero fácil y ha proyectado que empezará a subir los tipos de interés en 2022.

También, múltiples bancos centrales, sobre todo en las economías emergentes,  siguen apostando por el oro, lo que refleja la preocupación mundial por el régimen monetario.

Tailandia en los primeros nueve meses de 2021, compró unas 90 toneladas del metal precioso, India 70 toneladas y Brasil 60 toneladas.

La crisis mundial de 2008 provocó una salida de fondos de la deuda pública del país norteamericano, provocando la caída del valor de los activos denominados en dólares.

Tras la crisis, los tipos de interés a largo plazo en EE.UU. bajaron como consecuencia de la relajación monetaria a gran escala, lo que hizo menos ventajosa la tenencia continua de activos.

Los bancos centrales de las economías con escasa solidez crediticia, empezaron a “proteger sus activos con oro”, explicó Koichiro Kamei, analista financiero y de metales preciosos.

La presencia del dólar en las reservas de divisas está disminuyendo, en contraste con el crecimiento del oro.

En el 2020, la proporción de divisas del dólar cayó a su nivel más bajo en un cuarto de siglo.



Fuente CDN