La policía parece lejos de dar con el bombardero de Austin


AUSTIN, Texas, EE.UU. (AP) — Un paquete bomba estalló poco después de la medianoche del martes en el interior de un centro de distribución de FedEx en Schertz, Texas, y agentes del FBI y el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF por sus siglas en inglés) se desplazaron al lugar de los hechos, según informaron portavoces de ambas agencias a The Washington Post.
La explosión tuvo lugar en un almacén en Schertz, Texas, justo al noreste de San Antonio alrededor de las 01:00 horas, dijo la agente especial del FBI Michelle Lee. Los primeros indicios apuntaban a que no había heridos, dijo la vocera del ATF, Nicole Strong.
The Associated Press reportó erróneamente antes el martes que el departamento de bomberos de San Antonio dijo que una persona sufrió una lesión de “percusión” que no ponía en riesgo su vida. Esa información procedía de SanantonioFIRE, un cibersitio local que cubre la actividad de la policía local y los departamentos de bomberos y emergencias, y no pudo ser confirmada de forma independiente de inmediato.
El incidente ocurrió luego de varias explosiones más registradas en Austin, la capital del estado de Texas, en las últimas tres semanas. Según las autoridades, el responsable podría ser un atacante en serie, pero por el momento no parecen estar cerca de realizar detenciones.
Los tres paquetes bomba que aparecieron ante distintas puertas en el lapso de 10 días desde el 2 de marzo mataron a dos personas y causaron otros dos heridos. El domingo en la noche, otro explosivo activado por un cable trampa casi invisible dejó otros dos heridos.
En un primer momento, la policía barajó la hipótesis de posibles delitos de odio. Ahora, las víctimas son ahora afroestadounidenses, hispanos y blancos de diferentes zonas de Austin, una ciudad cada vez más diversa.
Tras buscar posibles vínculos entre los fallecidos y heridos, la policía admite que la existencia del cable trampa supone que la elección de las víctimas podría ser totalmente aleatoria.
Por el momento, los investigadores tienen más preguntas que respuestas mientras el miedo se extiende por Austin.

http://robertocavada.com/internacionales/2018/3/20/la-policia-parece-lejos-de-dar-con-el-bombardero-de-austin