El papa Francisco asegura que los cristianos no pueden admitir muros contra los migrantes